Cierre de la convocatoria “Ser mamá”

Gracias infinitas a las madres que compartieron sus hermosos relatos con todos nosotros, donde más allá de  los ideales y las fantasías sobre ser mamá, pudimos conocer una realidad cotidiana, mucho más íntima, rica y compleja.

El jurado, compuesto por Cecilia Bonino, Lucía Brocal y Loreley Turielle, disfrutó de cada una de las experiencias recibidas para luego elegir aquellas que las conmovieron más.

Los textos elegidos y premiados por el jurado son los de: 1. Mariel Bonnefon, 2. Karen Kavanrom, 3.Victoria Delima. Felicitaciones!

Gracias a todas las mamás que se animan a contar historias que inspiran!

* Que disfruten los relatos…
_________________________________________________________

1.  Mariel Bonnefon

El 12 de julio nació Thiago. Son 10 meses ya…
Pero si nos ponemos estrictos, todo comenzó en octubre del 2011. Una nueva vida comenzó a gestarse, un poco sin darnos cuenta, un poco queriendo…
Y de ahí en más, la vida nueva fue también la mía.

La maternidad me transformó de todas las maneras sospechadas, y algunas de las otras.
Sabía del amor incondicional que ya sentía desde que supe que estaba en mi panza. De los mimos interminables. Me imaginaba la ternura, la dulzura de su mirada.
Pero no me imaginaba la fuerza que nació de mi. Un ciclón energético que era sólo mío, tan obviamente mío y sin embargo tan desconocido. Mi dragoncito me parió leona…
Estoy cada vez más convencida de que nosotras mismas nos desconectamos, en aras de un feminismo mal entendido, de nuestra energía vital. Somos por naturaleza creadoras, gestantes, nutricias.

No se preocupen, Mafalda no se transformó en Susanita. Sigo pensando que ser mamá no es la única forma de ser una mujer plena, así como no hay una única manera de ser mamá. Pero sí sé, desde mis tripas, que de nada vale toda la fuerza que gastemos en nuestros proyectos, si no estamos en sintonía con nuestro poder interior. Un poder que nada tiene que ver con el conocido por todos, masculino, dominante; sino más bien uno sutil, suave, pero no por eso menos potente.
La revolución en mi caso, vino de la mano de un morochito de ojos grandes. En su mirada siento el compromiso y la confianza de darle el mejor mundo posible. En eso estamos…

Mariel
_________________________________________________________________________

2. Karen Kavanrom

Esto de ser mamá es una incógnita para mí. No tengo recuerdos de haber soñado con “ser mamá”, esa vocación o llamado tan presente en algunas mujeres. Sabía que antes de animarme a emprender este viaje quería ser mejor persona, un poco más sabia, más sólida, más estable. Por eso recién te busqué ahora y aquí estás Pippa, querida beba de 22 semanas que llevo en mi panza. No hay certezas acerca de cómo va a resultar esta alianza de almas y cuerpos. Solo se – y espero que tú lo recuerdes algún día – que nos elegimos mutuamente, de alguna milagrosa manera.

Karen

———————————————————————————————

3.Victoria Delima

Si me preguntan que es ser mamá les puedo decir que es una especie de meridiano, que divide y a la vez integra quien fuiste y quien sos, cambia tu forma de ver la vida,  hasta el significado de la mismas palabras,  en donde, por ejemplo, la palabra “divertirse” ya no significa salir de fiesta, tomar y volver a las 4 de la mañana. Divertirse significa ver dibujos de ben 10, abrazados y comiendo pop en la cama ( si, aunque eso implique tener que sacudir las sábanas o sentirse como un faquir a la hora de querer dormir), guerras de cosquillas , perseguirse por abajo el acolchado ( haciendo turismo por toda la cama) habiendo sido mutada en nada más ni nada menos que el infame “monstruo de los besos” también significa abrazos apretados que te devuelven la paz y re pintan una sonrisa indeleble en la cara en una casa que, casi mágicamente, esta permanentemente desordenada.

Que cosa curiosa la vida no? como cuando uno cree que la tiene bastante vivida y que ya conoce de “qué va” llega uno de estos manojos de vida y te la pone patas arriba..y como hacen que uno descubra rincones adentro que ni siquiera sabía que existían, emociones que siquiera imaginaba … tanto que terminas re descubriendote , encontrando cosas adentro que jamás pensaste que vivían ahí….dándote una razón para seguir siempre adelante .. porque nada es tan fuerte como eso… saber que por más que uno se tropiece o caiga, siempre estará esa razón imperante y visceral que te obliga a levantarte y seguir, el saber que siempre se puede dar un poco más, porque el le da sentido a todo.. porque el es mi razón de ser..porque en esos ojos azul cielo, tan soñadores e inocentes, vi reflejada a la persona que yo quería ser y mi miedos salieron volando por la ventana.

Victoria

_________________________________________________________________________

Otras historias que participaron de la convocatoria:

_________________________________________________________________________

Ser madre te convierte en otra persona desde el instante que el último pujo te permite ver esa cara que será tu debilidad para el resto de tu vida,esa persona que hará que des todo sin importar que sacrificas a cambio,y que vas a mirar todos los días con el mismo amor y diferente a cualquier otro que hayas experimentado…

Tarea difícil si las hay,nadie nos prepara para serlo,pero lo importante es que lo hacemos con amor,pensando en ellos más que en nosotras y nos hace felices todos los días!

Soy una agradecida de ser madre y algún día lo volveré a ser..

Sabrina.
_________________________________________________________

De cómo ese amor llega y se anida en vos …
Cuando tenemos un hijo nos sucede lo mas hermoso ,tenemos esa pequeña vida a quien debemos y queremos cuidar, proteger, mimar, acurrucar, besar hasta el cansancio , observar mientras duermen, mientras ríen, mientras todo .
Nuestros ojos se llenan de sus ojos que por algún motivo nos miran con tanta intensidad, claro es que soy su madre, una piensa…que amor y qué amor tan profundo!

Nuestros tiempos ya no son los mismos, los mismos que cuando! Ya no nos acordamos y no nos importa. Es cierto, ellos tienen ese poder.
El poder de transformarlo todo.

El aire de la casa cambia, cambian los olores,los ruidos, las vibraciones !
Las veinticuatro horas giran entorno a esa pequeña vida que durante unas cuarenta (y a veces hasta cuarenta y una) semanas llevamos dentro.

Y qué experiencia llevarlos dentro, dios!
Sentir dentro tuyo como van creciendo, cómo se mueven, como vibran con las cosas que te hacen vibrar, descansan cuando estamos activas y como se activan cuando queremos descansar.

Semana a semana vamos viendo como le crecen los deditos, los piecitos, sonríen dentro de la panza,los pequeños ruiditos que sentimos, las burbujitas de las primeras semanas y las patadas de las últimas.

Cuando nacen traen toda esa vida al hogar que los espera .
Todo ese amor llega y se anida en vos.

Con amor …
Verónica, mamá de German

______________________________________________________________

Hola me llamo Aline, tengo 32 años y espero ansiosamente a Manuela que nacerá aproximadamente a mediados de julio.
Soy diabética nivel 1, o sea, que la posibilidad de ser madre es casi la única por eso este embarazo es tan especial para mi.

Mi hijita y yo, estamos recibiendo un monitoreo agudísimo, un seguimiento casi diario y eso lleva a que la calidad del embarazo sea el mejor pero también, el nivel de estrés sea el más el elevado ya que el miedo, los nervios y esas ganas profundas de conocerla son enormes. Ganas que aumentan con el deseo de que nazca sanita, de que nada resulte mal y que esta belleza, este amor de mi vida sea el más feliz.

Desde aquí, desde dentro de mi cuerpo hasta el instante único en que salga al mundo.
Nada se asemeja a esta etapa, nada se compara a este viaje donde todo es más intenso, donde todo es más fuerte, donde todo, todo es amor,amor puro, amor verdadero.
Esta es mi historia, la más hermosa que contaré en mi vida, por ser SER MAMÁ es mi tesoro más preciado.

Aline
____________________________________________________________________________

Hola me llamo Rocio y estoy embarazada de 24 semanas, ya en estos momentos quiero que nazca quiero tenerlo besarlo sentir su olor y también sentirme bien, bien yo, ya que los malestares es cuando más se siente todo lo que pesa. Pase unos primeros meses bastante molesta y angustiada, si bien podría estar feliz no fue así.

Es mi 3 embarazo y parece que fuera el primero, miedos, molestias diferentes, sentimientos diferentes. Muchas veces te sentis incomprendida y eso te hace caer más en la tristeza y sentir que uno está solo. Pero cuando sentis eso, es cuando se vienen los controles y tenes la posibilidad de ver una ecografía, de sentir su corazón y eso te llena y te recarga de energía nuevamente, saber que todo es porque hay alguien que se está formando, hay alguien que quiere nacer y ser feliz y yo soy la responsable de eso, tan lindo.

Son tantos los sentimientos y es tanta la alegría y la ansiedad, hay veces que vemos el embarazo enterno, que vamos a estar siempre con esa panza gigante y estas tan rápido….tanta felicidad en apenas nueve meses luego la alegría de tenerlo y saber compartirlo, es inexplicable como uno cambia de opinión, de estados de ánimo, en fin soy feliz.

Rocio.
_____________________________________________________________________

Hola,

Les cuento mi experiencia, con 23 años me enteré que estaba embarazada, al
ver el test que dio positivo y luego la confirmación del examen de sangre
marcó un antes y después en mi vida y la de mi marido, fue y será la mejor
noticia SER MADRE, pase un embarazo espectacular, hasta el día anterior no
me entere el sexo ya que en cada ecografía comía chocolates y todas esas
cosas que le dicen a uno para que el niño/a se mueve y nada… en la
última ecografía que fui con mi hermana me dan la noticia que es una nena
DELFINA, ese mismo día consulte al ginecólogo, el cual me dijo que me
tenía que hacer cesárea ya que era muy grande… todo ese mismo día la
emoción fue muyyyy grande salimos a comprar algo rosado porque al no
saber el sexo teníamos todo blanco y verde.., al día siguiente llegue con
mi esposo al sanatorio y al cabo de unas horas ya teníamos a Delfina entre
nuestros brazos!! desde ahí todo cambió las horas de sueño, las salidas
todo! recuerdo que mi jefe me dijo antes de tener disfruta la comida
caliente por que después es difícil que vuelvas a comer tu comida recién
servida y caliente jaja fue muy cómico y es así…

SUERTE PARA TODAS

Gimena
______________________________________________________

Sin duda que ser mamá es todo un viaje…
desde el momento que te enteras hasta que lo tienes entre tus brazos

Mi historia arrancó hermosamente, me enteré que iba a ser mamá y tuve un embarazo increible. Jamas la pase mal, jamas me senti mal y por tal motivo lo disfrute muchisimo y me comi unos 20 y tantos kilos de embarazo.

A la semana 35 mi bebe seguia en podalica y no tenia pinta de girar..
Empecé con un instinto raro de que algo pasaba y me fui a la emergencia para que me monitorearán, en el momento que llego me da una contracción fuerte..
Mi hermana me acompañó porque mi marido estaba en el interior del país

Desde que me vio el médico las contracciones jamás pararon, Ante la consulta de mi hermana al médico sobre avisarle a mi marido él le dijo, avisale pero no llega.. nos vamos a cesárea…

No se como ni de qué manera pero mi marido llegó y poco después ya estábamos en sala de operaciones juntos… a las 6: 50 nació Agustín.

Como nacio prematuro tuvimos unos días de CTI pero todo salió bien, fue duro…. largos 15 días para que estabilizara, y la peor parte fue irme a casa y no llevarlo…
Pero los días pasaron y nos fuimos a casa!!!! el gordo remontó divino a pura teta!
Hoy tiene casi 3 años y es un niño hermoso y super saludable.

El es lo mejor que me paso en la vida sin lugar a dudas.
Y a pesar de todo lo vivido..agradezco cada mañana al escuchar la vocecita de mi hijo que me llama “mamá”

Hoy estoy en una nueva etapa, el esta grande y saludable y yo comenzando otro nuevo viaje, otra vez voy a ser mama¡¡¡¡ y estoy muyyyy feliz

Sharon
_________________________________________________________________________

Ser mamá: Sin duda la experiencia más linda y más difícil a la que me he enfrentado en mi vida. Me di cuenta que me cambiaba el cuerpo desde los primeros momentos de mi embarazo, sentí que alguien crecía dentro de mi, y en ese momento empecé a amar como nunca lo había hecho, pero al mismo momento empecé a tener miedo, de cosas a las que nunca había tenido, la velocidad de un auto, de los alimentos que comía, de perder ese amor mágico que día a día crecía en mi.
Y empecé a cambiar inmediatamente, deje de fumar, empecé a leer todo lo que había sobre desarrollo del embrión y del feto las mejores maneras de cuidar y ayudar que su llegada al mundo fuera tan mágica como todas las sensaciones que sentía dentro de mí.

Aprendí a tener paciencia y estar casi 7 meses metida en la cama solo para cuidar a alguien más que a mi misma; Y empecé a crecer, a cambiar mientras que ella crecía dentro de mi, y cada día nos conectamos más y el amor creció tanto que se hizo indescriptible.

Nunca creí que se podría amar así y cuando la tuve en brazos y la vi y la amamante supe que el amor que había sentido desde el primer momento nos había dado una conexión única sabia que mi futuro siempre iba a estar ahí, a su lado aunque creciera y me soltara la mano supe que mi vida había cambiado para siempre, y que me debía a ella para siempre y que esa persona era con la que quería estar unida el resto de mi vida que con miedos, dificultades, tropiezos, felicidad, lágrimas pero con amor sobre todas las cosas siempre iba a estar ahí para ser su apoyo y verle crecer.

Creo que las mamas debemos tanto a nuestros hijos que el amor, las enseñanzas, los juegos, los rezongos son una manera de agradecer el estar en nuestras vidas.

Lucia

_________________________________________________________________________________

Ser mamá es la experiencia más maravillosa que he vivido en mi vida, es algo que nada ni nadie hubiera podido describirse tal como lo siento. Es increíble que algo tan chiquito e indefenso como es, pueda llenarme de tanto amor un amor incondicional, sincero, único.
Tengo una bebota hermosa de 4 meses con la que aprendo junto a ella todos los días algo nuevo, ella obtiene lo mejor de mi, como no hacerlo con esa mirada con un brillo único de una vida que recién comienza, siempre con una sonrisa incondicional aún cuando me he sentido agobiada por no saber si lo que hacía estaría bien…
La lactancia un tema excepcional, todo el mundo habla de ella y lo bueno que es para la madre y para el bebé y SI QUE LO ES!!
Pero poca gente te avisa de lo agobiante que puede ser en algunos casos como el mío, Mi chiquita es una santa duerme toda la noche, literalmente toda desde que nació pero por algún motivo que aún desconozco desde sus primeros días de vida lucha con mis pechos, una lucha de amor, han sido miles y variadas las opiniones como por ejemplo: tuviste cesaría demora mas en salir, te estresa mucho el tema eso te perjudica, vas a ver qué cuando te relajes te va a salir mas, empezaste a trabajar es por eso, ella toma lo que necesita por qué esta creciendo divina.. etc etc en fin como dije anteriormente muchas y buenas intenciones opiniones y consejos pero para nosotras dos es un día a día, un aprender cada día una de la otra, lo que si estoy feliz de hacer el esfuerzo que hago, porque no hay nada mas reconfortante que ver a mi bebita quedarse dormida en mis pechos.

Con mi marido siempre decimos que todos los días son únicos e irrepetibles, no hay dos iguales pero si todos son maravillosos, todas las noches cuando la acuesto luego de la rutina diaria (la baño siempre a la misma hora, le doy el pecho y la acuesto) pienso siempre lo mismo, nadie nos enseña a ser madres y padres pero se que todos los días le enseñó a través de los mimos, amor y tiempo que le dedico y preparó para la vida que tiene por delante y cuando la veo dormir como un angelito muy plácida pienso que a pesar de los errores que pueda cometer estoy haciendo junto a mi marido un gran trabajo por qué veo en ella reflejado lo mejor de nosotros.

Bueno esta es la corta y nueva experiencia de una mamá primeriza de una princesa de 4 meses!!
Eglé

__________________________________________________

Mis sensaciones.

No he desperdiciado ningún momento del presente, porque me alimentan el alma.
Vivo un torbellino que me hace girar, girar y girar…
Estoy muy mareada, pero me gusta.
En la oscuridad de la noche, me siento una luna llena; y en la claridad del día, un sol radiante..
Tu presencia es hermosa..
Pareces la primavera..
Muchas mariposas, que me inundan, que me revolotean,
y me cosquillean; un brote viviente, que me hace vibrar.
No hay nada irremediable…
Porque te toco, porque te siento.
Un presente muy especial, lleno de incertidumbres, sueños y mas sueños…
Delirios y más delirios…
Miedos, metas, objetivos, ansiedades… densidades…
¡Siento que me va a estallar el ALMA!

Muchas gracias por el espacio…
Jimena, mamá de Julia.

_________________________________________________________

Ser mamá de Ferran… Mi experiencia.

Te cuentan tantas cosas, hay tantos mitos, tantos clichés…

Dicen que los dolores de parto son fuertes pero te los olvidás.
Mentira.
Al menos para mí. Después de veinte horas de trabajo de parto, con contracciones cada un minuto y medio, puedo decir que nunca nada me dolió tanto físicamente, y no me olvido que fue así.
Pero ver la cara de mi bebé cuando finalmente me lo enseñaron después de sacarlo de mi panza por cesárea, compensa y con creces, todos y cada uno de los mil doscientos minutos de dolor.
Es indescriptible.

Pensás que querés a tu pareja, a tus padres, hermanos, a tus sobrinos, ahijados, pero nada te prepara para querer a esa personita.

La amás desde que está en la panza, es cierto, pero en parte seguís siendo vos con una vida, con tu vida, pero en el momento que esa persona sale de tu cuerpo, todos los hilos que movían tu vida pasan a sus diminutas manitos, él se convierte en el centro de tu universo, nada va a ser igual.

No importa lo fuerte y segura que seas o hayas sido.
Cuando nace tu bebé te convertís en alguien impotente, débil, temerosa, aunque también sos una leona.
Todo te da miedo, no saber qué le puede pasar, no saber si podrás protegerlo de todo, de tanto mundo, pero a la vez sabés que nadie ni nada impedirá que hagas todo lo que esté en tus manos y lo que no, para protegerlo, para cuidarlo, para hacerle feliz.

Alguien me dijo una vez: “Cuando tenés un hijo nunca dejás de sufrir” y pensé “Está loco”, pero no hay nada más cierto, es un sufrimiento continuo, saber si lo estás haciendo bien, saber si te estás equivocando, cuando llora y no sabés por qué, cuando sabés pero no sabés qué hacer.
Si se despierta cada tres horas para comer, si en vez de despertarse duerme cuatro o cinco y sos vos quien se despierta para ver por qué no se despertó y si respira bien.
Son tantas cosas y tan difíciles de explicar.
Pero nada te puede hacer más feliz.

Habrá momentos duros, muchos, pero cuando después de haber tirado todo el yogur por el sofá, ve tu cara enojada y tu ceño fruncido y te mira y te dice con las pocas palabras que sabe “te amo, mamá”, te das cuenta que sólo por esas dos palabras, vale la pena.

Karina

___________________________________________________________

Ser madre es un estado estable, consciente, infinito, se continua con nuestra esencia, vivamos o no siempre seremos la Mama de… en mi caso Damian 32, Nicolàs 30 Matias, 23. es decir casi más de la mitad de mi vida estoy siendo, ejerciendo una mamá. Y que es ser una mamá? a veces puede ser un ser que se entregue completamente abnegadamente, desinteresadamente otras, puede ser un ser muy frió, aislado, interesado, agresivo pero solo hacia afuera en su interior anida una niña frágil, temerosa, que también recibió desamor y hoy no sabe como se comparte ni se construye ese vínculo.

En mi caso, lo fui muy joven y las tres experiencias fueron diferentes, la edad y el contexto coopera a que uno sea una mama diferente con cada hijo.

Pero no hubiese querido ser otra cosa sin poder ser Mama,y aprendí que, luego de ese primer parir, todo, absolutamente todo cuanto acontece con ellos nos atraviesa las entrañas, desde ese primer día de jardín, hasta ese recibirse , tener su profesión, dejar de ser dependiente a un ser autónomo, honesto, íntegro y sobre todo seres muy pero muy queridos por su entorno entonces ya, cerca de los 50 uno empieza a recoger lo sembrado y no hay vuelta atrás, lo que se obtiene es producto de nuestra cosecha por eso cuando son sanos, íntegros, queribles y seres humanos hermosos se puede pedir a la vida algo más??? yo me siento profundamente feliz, y sobre todo agradecida!!! mamá es un estado que elegimos en esta vida para mi la mejor elección.

Adriana

___________________________________________________________

Nació Timoteo y lo primero que pensé, fue: ¡¡es igual al padre!!! Primer puntito en contra, lo parí yo y es IDÉNTICO al padre.
Pasaron los días y pasaron los meses y pensé: ¿porque la gente no me avisó de todo esto? ¿Por qué nadie me contó la verdad? no sólo me transformé en una gran teta que habla sino en una zombie crónica. Los primeros seis meses y me aventuro a decir, el primer año, no llegué a disfrutar de la maternidad, estaba muy cansada para disfrutar de algo.

Una sigue siendo la misma, con las mismas ganas de disfrutar de horas de playa, con las mismas ganas de disfrutar de una cena con amigas, con las mismas ganas de tomarte un rico vino, y no es posible hacer todo eso, no si amamantás, no si la noche anterior te tuviste que despertar tres veces, y la noche anterior a la anterior también.

Ahora Timoteo tiene 18 meses, y lo miro, y  siento eso que llaman “amor de madre”, siento un amor  grande, un amor que me pasa por arriba. Ahora veo el fruto de mis desvelos, y de todas esas charlas con el papá de cómo lo queríamos educar y criar. Observo a Timo, él está  pululando por la casa y de repente se acuerda que estoy y viene corriendo y  me da besos y me deja esas “babitas hilos finitos del amor” que me saco disimuladamente mientras él se va corriendo otra vez.

Y ahora se me borró todo, cada contracción en el parto, cada noche sin dormir,  y lo único que quiero es disfrutarlo más y más, y todas las noches re encontrarnos en su camita y que él se duerma mientras le doy “besos gotitas” en sus manos.

Andrea

___________________________________________________________

Que alegría compartir que estoy embarazada, que estamos esperando un bebé y que en breve se agranda esta familia.

Comenzar a ser mamá a los 36 años es de lo más lindo que me ha tocado vivir.

Por momentos dudé mucho que podría concretar este anhelo. Las causalidades de la vida postergaron este momento, y desde que conocí a mi pareja, nos consolidamos laboral y profesionalmente, nos animamos a buscar el bebé y finalmente quedé embarazada, pasó un largo tiempo. Ahora mismo me siento muy feliz de haberlo concretado. De iniciarme como mamá con mi compañero.

Con cariño, a nuestro hijo le decimos “semillita”, aunque sabemos que crece día a día y que hace rato que no lo es. Nos gusta pensar la idea de haberla sembrado juntos, de haberla regado de amor y saber que cual plantita, debemos cuidarla para que crezca con fuerza.

Durante los primeros meses, surgieron temores y nervios, que especialmente mi “yo” mamá, vivió con intensidad. Poco a poco, ecografías y palabras médicas claras de por medio, esos días han pasado y el disfrute pleno nos está colmando. Y la panza crece y crece, y que alegría sentirla cada vez más.

Ahora espero con ansias el momento de conocerlo y reconocernos en este nuevo rol, ya con “semillita” bebé, ya como mamá real, con otros nuevos desafíos, nuevos miedos, pero sobre todo muy feliz.

Karla Chagas

__________________________

Buenas, mi nombre es Luciana y soy mamá. Nunca pensé q iba a decir esto. El día que el test dio positivo me dio mucho miedo a mi, y a mi novio. Recién nos habíamos mudado y no estaba en nuestros planes.” ¿cómo hacemos?!” fue la pregunta. Día  a día fuimos aprendiendo que lo más importante de nuestras vidas iba a llegar. Estaba ahí, recibiendo nuestro afecto en mi panza!.

Nos tirabamos en la cama a escuchar los Beatles y Maite pataleaba adentro mio, también cuando escuchaba que el papa tocaba la guitarra.

Horas antes de que naciera no sentí dolor, las contracciones fueron sensaciones. Rompí bolsa y a las 2 horas nació.

Suspire y la tenía ahí, llorando y pataleado en mi panza.

Hoy con 6 meses me dice mama, y se ríe mientras lo dice. Escucha la guitarra y se pone a carcajadas.

Es mi aprendizaje de cada día. Gracias Maite x venir de sopetón y hacernos felices!!

Luciana Gomez

___________________________________________________________

Ser mamá para mi es algo tan pero tan mágico que apenas se puede expresar con palabras.

Desde el momento en que está en la panza, y una se imagina como serán, a quien se parecerán, que cosas les gustarán más, una hasta se imagina cuanto los ama. Y digo imagina, porque desde el momento que esa pequeña personita nació y estuvo en mi pecho, desde ese momento nada fue como lo imaginaba.

Todo se multiplica de forma infinita. El amor hacia ellos, los miedos, emociones, el caos, el desorden, el sueño en las mañanas.

Todos te dicen todo lo que deberías enseñarles, que cosas son las correctas, y todos hablan de diferentes manuales y pensadores… pero nadie te cuenta todo lo que ellos nos enseñan día a día!

Con Alejo aprendí a no dormir en las noches, y que eso no importara en lo más mínimo para ir a trabajar al otro día. Aprendí que nadie se vuelve un mañoso por dormir una noche con mamá y papá, y lo gratificante que puede ser a veces, aunque no parezca, despertar todo acurrucado.

Aprendí que no importa tanto si la casa está limpia, o si la cena está hecha, lo importante es pasar tiempo con ellos. Los platos se pueden lavar después…

Aprendí a hacer las cosas a las corridas, y a acostumbrarme a olvidarme de todo cuando salimos. De todo lo mío claro, porque el bolso con pañales y mema siempre sale con nosotros.

A llevar varias mudas de ropa por las dudas. Por las dudas de que haga calor, o haga frío, o se ensucie, o se moje, o se manche. Por las dudas…

Aprendí que no hace falta hablar para mantener largas conversaciones. Que las miradas dicen mucho más que nada en el mundo. Aprendí a interpretar los llantos, porque no todos son iguales. A veces dicen “hambre”, a veces dicen “sueño”, y muchos otros dicen “te extraño” o “quiero un abrazo”, estos son los que me derriten.

Aprendí que nada viene en un manual, y que por más que planifiquemos, los planes nunca salen, porque ellos tienen guardados los suyos para nosotros.

Alejo me enseñó a comer mirando dibujitos, a desayunar en la cama los fines de semana, a jugar en el piso y que no me importe si se ensucia la ropa… todo se lava. Me enseñó a amar cada vez más la naturaleza, y que nadie se muere por chupar un palito, comer un poco de pasto, o masticar arena.

Me enseñó que un baño puede durar más de cinco minutos, si uno se toma el tiempo para jugar entre burbujas y muñequitos de goma.

Me enseñó a tomar con naturalidad los golpes, caidas, porrazos, los mocos y los pegotes extraños. Mi ropa nunca será la de antes.

Volvemos a descubrir la magia en cosas simples que parecían no tenerla. La magia que hay en una luz que se enciende, un perro que ladra, o el vapor de una caldera hirviendo. Nos descubrimos a nosotros mismos, recordando y cantándoles canciones de nuestra niñez, canciones que luego nos acompañan durante todo el día.

Hoy que nuevamente vuelvo a sentir pequeñas pataditas en mi panza, siento que todo vuelve a empezar a pasar. Me vuelvo a preguntar, cómo será, qué le gustará y me imagino cuanto la voy a amar. Vuelvo a hacer planes para Alejo y su hermanita. Sabiendo, que una vez que salga al mundo, los planes habrán cambiado para siempre.

Magdalena Rama

_____________________________________________

Ser mamá…

Fue una tarde de marzo de 2008 que nos enteramos la llegada de quien cambiaría mi vida para siempre… mi hija, mi pequeña Laia.

Todo parecía un sueño, yo con mis 26 años, mi marido con unos tantos más…

Todo era nuevo para mi, tantas incertidumbre, tantos miedos, tantas expectativas…

Fueron los 9 meses más lentos de mi vida, las inmensas ganas de tenerla entre mis brazos y verla a sus ojos. Fue entonces que en una tarde de diciembre todo cambiaría…

Su llegada transformó nuestra casa en hogar, llenándola de alegría.

Laia hoy tiene 4 añitos. 6 meses atrás sin tener sospecha alguna de lo que pasaría, se acerca a mi y con voz dulce me dice… mamá voy a tener una hermanita.

Mi cara cambió por completo y no entendía el por qué de sus palabras… fue emocionante saber que pocos días después sus palabras se confirmarían, lo que ella tanto presentía, se hizo realidad.

Hoy estamos embarazados nuevamente… Aitana viene en camino.

Sin dudas mi vida ya no es la misma, hoy entiendo los cuidados de mi madre, los consejos de mi abuela… hoy soy completa y feliz, pues hoy…. SOY MAMÁ  :)

Viviana Todoroff

___________________________________________

Es difícil contarte como fue el camino que hicimos para ahora estar esperándote y tenerte “casi” acá.

Cuando nos decidimos a formar una familia juntos, fué todo pump para arriba, quisimos hacer todo perfecto y lo primero fué ir a la ginecóloga. Nos dijo un par de cosas y listo, que hasta pasado un año no volviéramos porque era lo más natural.

Pasados los 10 meses, obviamente ya impacientes, me cambié de sociedad médica y fuimos a una consulta con un Doctor. Éste nos mandó hacer exámenes para empezar a investigar, dado el tiempo que hacía que te buscábamos y la edad que teníamos.

Ahí las cosas empezaron a oscurecerse y no ir del todo bien, hasta que un día nos dijo que él ya no podía hacer nada, que teníamos que ir a una especialista en fertilidad.

Fué bastante duro y con mucha incertidumbre cuando salimos de ahí.

Cuando conocimos a Virginia, confié de un primer momento, cada vez que la miraba sentía que ella iba a cambiar mi vida, que ella era especial y que ella iba a poder.

Por suerte nos decidimos a hacernos esos estudios, y no pensar en que el tema  ”es la cabeza”, “sin no pensás, quedás enseguida”.

Los exámenes fueron de un simple pinchacito para sacar sangre hasta algunos más complejos, dolorosos, incómodos.

Empezamos el tratamiento, llenos de esperanzas, uno cree que luego de encontrar el problema, la solución es fácil, que tomas algo y al día siguiente estás pronta para quedar embarazada, pero la verdad es que no es nada fácil….en realidad, el tema recién comienza.

Muchas, pero muchas inyecciones, ecografías diarias, pastillas de diferentes tamaños y colores.

Hay que afrontar muchos momentos de frustración, de caídas, de llanto, de tener ganas de tirar el tema por la ventana y conformarse con lo que tenés.

Pero sabiendo y pensando que para nosotros las cosas siempre han sido difíciles, siempre tuvimos trabas en el camino y siempre pudimos con ellas.

Subían nuestras expectativas lentamente cuando comenzaba un nuevo procedimiento. Despacito al principio y luego más intensamente aumentaba la esperanza y la ansiedad, hasta llegar al tope. Después del resultado negativo, caímos. Y la caída siempre es abrupta, estrepitosa. Y duele mucho!

Poco importa cuántas veces montamos la montaña rusa, debimos atravesar un angustioso duelo cada vez.

Dejamos unos meses el tratamiento porque yo estaba muy angustiada y quería sacarme un poco el tema de la cabeza, llamé a la doctora y le dije que me fuera franca, exactamente qué posibilidades tenía yo y me respondió:  8%…………………………

Paramos un par de meses.

Cuando reiniciamos fué otra vez con toda la fé y el entusiasmo.

Era un paso más, más arriesgado, mas jugado y arrancamos felices.

A los 15 días me tenía que sacar sangre y allí fuimos, esperamos dos horas ansiosísimos y una chica nos entregó el resultado, le dije a tu papá que lo leyera el, que yo no podía y él se lo devolvió a la chica y ella dijo: “Si, es positivo”. Empecé a temblar, me vino una taquicardia imponente, las piernas se me aflojaron, abracé a papá y me dijo que le iba a preguntar a la chica si estaba segura, ella dijo: “segurísima”.

Salimos del sanatorio y yo flotaba, no lo creía, era una alegría inmensa, empezamos a llamar a toda la familia y a los amigos.

Después empezaron los sustos, las pérdidas, el reposo, también lo superamos como pudimos.

Ya pasaron 20 semanas, nos acabamos de enterar tu sexo, estamos emocionados, resolvimos tu nombre entre papá, tu hermana y yo:  ROMINA

Comprendimos que este largo camino sólo pudo ser transitado con un maduro y valiente amor de pareja, con nuestra familia, amigos y con la doctora Virginia,  ese ser especial, mágico y  querible.

Isa Crosa

————————————————————————
Espero que les guste la carta que le escribí a mi hija que aún está dentro de mi panza. Muy linda propuesta. Y felicitaciones por todas las cosas lindas que hacen.
Saludos.

Manu:
Hoy hace 29 semanas que estas adentro de mi panza. 29 semanas que te llevo conmigo a todos lados y que no estoy sola.
Hace ya 29 semanas que emprendidos esta primera parte de este viaje, vos, tu papá y yo. Ya queda poquito para terminar ese viaje y empezar otro mucho más largo y que es para toda la vida. Porque el día que nazcas me vas hacer MAMÁ. Que palabra tan grande. Tu abuela llena toda esa palabra. Ella el día que yo nací se recibió con honores y a lo largo de todo este tiempo a sabido llevar era palabra sin ningún problema. Ojala Manu que yo también pueda hacerlo contigo. Porque cada vez que te siento, pienso en lo feliz que soy y en la familia que ya somos los tres.
Créeme que acá afuera somos muchos los que te esperamos como ansias y que te queremos mucho sólo con saber que estas ahí.
La verdad que lo que más deseo en el mundo es que seas muy feliz, tan feliz como vos ya lo haces conmigo. Y que en este viaje que ya emprendimos hace logre llenar esa palabra tan linda y tan grande que es ser mamá.
Te quiero mucho.

Mamá

Ana Laura